La iluminación es un aspecto muy importante en una remodelación, de ella depende que el lugar sea cálido y cómodo. En el momento de hacer el nuevo diseño arquitectónico es vital que entiendas la manera en que la iluminación puede beneficiar tus espacios.

Una iluminación adecuada se consigue de dos formas principalmente. La primera de ellas es la luz natural, la cual proviene de huecos como ventanas. De esta manera se aprovecha la luz solar, el reflejo del agua o de algún otro elemento.

También es utilizada la luz artificial que proviene de lámparas u otra luminaria que nos permita hacer nuestras actividades.

Estos dos tipos de iluminación pueden aplicarse de dos formas distintas: con l uz directa y luz indirecta.

La Luz directa es la que se usa generalmente en cualquier habitación, es decir, con focos o lámparas en la pared o techo. Su intensidad depende directamente de cuál es la fuente de luz o el tipo de foco utilizado, del diseño de la misma e incluso si el foco es de bajo consumo. De acuerdo a todas estas características conseguirás diferentes efectos.

Por otra parte, tenemos la luz indirecta que es justo lo opuesto de la anterior. Este tipo de iluminación utiliza luz cenital desde un espacio como el techo. Es posible usarla en baños, cocinas, vestíbulos u otros espacios en donde se concentra una cantidad importante de personas.

En la iluminación con luz indirecta puede utilizarse luz natural o luz artificial por lo que ofrece una gran cantidad de posibilidades en remodelación como el uso de leds, con los que se reduce en buena medida el consumo energético.

Esta opción te permitirá darle un carácter distinto a una habitación, simplemente al cambiar el tipo de iluminación que le das.

Si necesitas la asesoría de un experto, no dudes en llamarnos. En AEstudio contamos con personas adecuadas para asesorarte en tu remodelación y con un equipo que hará un gran trabajo en tu casa o empresa.